sábado, junio 19, 2021

Estany de Puigcerdà, el espacio más visitado y fotografiado de La Cerdanya, según el Hotel Esquirol

No te puedes perder

Sin lugar a dudas, una de las lugares más visitados y fotografiados de toda la comarca, es el Estany de Puigcerdà, un lago artificial, que toma el agua del rio Querol, situado en la parte noroeste de la capital de la Cerdanya. La primera noticia escrita de su existencia fecha del día 2 de diciembre de 1260, cuando el responsable de las propiedades de San Miguel de Cuixà cedía a Arnald de Prat un terreno que se encontraba al lado del lago. Durante muchos años se utilizó para el abastecimiento de agua en la villa y también para la producción de hielo, pero a partir de mediados del siglo XX comenzó a tener un carácter más turístico y deportivo. Sin ir más lejos, el primer partido de hockey sobre hielo del país se celebró en el lago en al año 1956.

En cada época del año, l’Estany de Puigcerdà sorprende con un color diferente y es un lugar ideal para pasear con la familia por el Parc Schierbeck, ir en bici, parar a comer, contemplar los patos o jugar con los más pequeños de la casa. “L’Estany de Puigcerdà es uno de los lugares más visitados por los huéspedes que visitan nuestro hotel durante todo el año. En invierno el lago se tiñe de blanco, mientras que en otoño destacan los colores marrones y naranjas de los árboles”, señala Edu Vidal, gerente del Hotel Esquirol, situado en el municipio pirenaico de Llívia, a pocos kilómetros de Puigcerdà, que añade que “en verano se puede realizar un maravilloso paseo en barca por el medio del lago”.

El Hotel Esquirol, que ya ha vuelto a abrir sus puertas, ofrece todas las comodidades y servicios para disfrutar de una estancia en plena naturaleza. Uno de ellos es el servicio de restauración. El Restaurant Esquirol ofrece un amplio menú diario y de fin de semana, donde poder degustar platos típicos de la zona como el Trinxat de la Cerdanya, así como deliciosas pizzas y hamburguesas.

Sobre el Hotel EsquirolEl Hotel Esquirol está situado en la localidad gerundense de Llívia, en el Pirineo Español, y está completamente rodeado por territorio francés. La frontera principal entre España y Francia se halla a tan solo 2km. El alojamiento, acogedor y familiar, cuenta con 20 habitaciones, y es un punto de partida ideal para esquiar o visitar la zona. El hotel alberga un spa con sauna y piscina al aire libre, dispone de guarda esquíes, ofrece un servicio de alquiler de equipamiento de esquí y la posibilidad de adquirir el forfait. Además, cuanta con el Restaurante Esquirol, que ofrece un amplio menú diario y de fin de semana, donde poder degustar platos típicos de la zona.

Más artículos

Casas de madera de Estructuras de Madera: eficiencia y seguridad

Las casas de madera han existido desde hace muchos...

Denvelops®: Revestimientos arquitectónicos extrafinos y customizados

El uso de revestimientos con acabados extrafinos (inferiores a...

Últimos artículos