viernes, junio 25, 2021

En el Centro Médico Teknon se pone en marcha la Unidad de Diagnóstico Precoz de Tumores Digestivos

No te puedes perder

La pandemia del coronavirus ha causado la muerte de más de tres millones de personas alrededor del mundo. Y no es la única consecuencia. El colapso en los servicios de urgencias, la necesaria readaptación del personal médico y el miedo al contagio ha retrasado tanto el diagnóstico como el tratamiento de diversas enfermedades. Una demora que se eleva hasta un 15% en el caso de los tumores digestivos. Esto tiene un precio. Concretamente, la muerte de pacientes por patologías que habrían tenido una fácil respuesta si hubieran sido detectadas en fase más temprana. Con el fin de atajar este problema, en el Centro Médico Teknon de Barcelona se ha puesto en marcha la Unidad de Diagnóstico Precoz de Tumores Digestivos. La Unidad es fruto de la colaboración entre especialistas pertenecientes al Instituto Oncológico Teknon (IOT), la Unidad para la Prevención del Cáncer Digestivo y el Centro Laparoscópico Dr. Ballesta (CLB). Quienes tienen como objetivo mejorar el pronóstico y aumentar la probabilidad de curación de estos tumores mediante un cribado de alta capacidad diagnóstica y un tratamiento individualizado.

La Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) prevé que para este año 2021 se diagnosticarán 8.697 casos menos de cáncer digestivo. Según asevera el coordinador de la Unidad para la prevención del cáncer digestivo, Modesto Varas, “desde el comienzo de la pandemia, el paciente no acude al hospital porque tiene miedo o porque se han desprogramado todas sus consultas y pruebas”. El gastroenterólogo avisa de la necesidad de dirigirse al especialista cuando se experimenten síntomas como sangre en las heces o una pérdida de peso inexplicable. “La extirpación de un pólipo adenomatoso de colon hoy es evitar un cáncer mañana”. Asimismo, se deben continuar los controles periódicos tras recibir el diagnóstico de una enfermedad premaligna, como el esófago de Barrett, la anemia perniciosa, la cirrosis hepática o los pólipos adenomatosos del colon, porque la detección precoz del cáncer digestivo mejora la supervivencia. La Unidad de Diagnóstico Precoz de Tumores Digestivos ofrece un protocolo exhaustivo de diagnóstico y de cribado en este tipo de carcinomas, basados en la endoscopia y la ecografía. Como indica el doctor Modesto Varas, ambas técnicas actúan como “la mano derecha y la mano izquierda del gastroenterólogo y con esto tenemos una aproximación muy importante para diagnosticar los tumores”.

Una detección precoz del problema permite tratamientos quirúrgicos con una mejor supervivencia y calidad de vida. Ya que, como señala la responsable del área de tumores del Centro Laparoscópico Dr. Ballesta, Carmen Balagué, “si la lesión es más pequeña, no afecta a otros órganos. Esto te permite hacer una cirugía más reglada, menos agresiva y, por tanto, el paciente se recupera antes y vuelve a su vida normal mucho más pronto”. La Unidad de Diagnóstico Precoz de Tumores Digestivos integra un equipo de cuatro cirujanos, liderados por Carmen Balagué (de CLB) y coordinados por el doctor Carlos Ballesta. A nivel de técnicas quirúrgicas, el doctor Carlos Ballesta destaca la posibilidad de realizar tratamientos mínimamente invasivos gracias a la gran precisión diagnóstica de la unidad. “Cuando el tumor no está muy avanzado, es posible extirpar el tumor mediante una endoscopia y así evitar la cirugía”, indica.

El Instituto Oncológico Teknon (IOT), uno de los centros más avanzados de Europa, coordinará y dará soporte complementario en este tipo de tumores. El diagnóstico precoz del cáncer digestivo resulta clave en el campo de la oncología. Tal y como explica el oncólogo médico responsable del área de conocimiento de los tumores digestivos del Instituto Oncológico Teknon, el doctor Jaume Capdevila, si un tumor lo detectamos en su fase inicial, no solo la probabilidad de curación aumenta de forma exponencial, si no que la intensidad del tratamiento será menor. “En tumores más iniciales, sin afectación en profundidad o sin metástasis ganglionares, la complejidad del tratamiento postoperatorio se simplifica en gran medida, reduciendo los meses de duración de la quimioterapia o incluso se puede llegar a evitar”, destaca.

El oncólogo ejemplifica esto a través de los tumores de colon y páncreas. Así, los casos más avanzados de cáncer de colon requieren seis meses de quimioterapia postoperatoria, conllevando en la mayoría de los casos ciertos efectos secundarios que pueden perdurar en el tiempo. En cambio, según asevera el doctor Jaume Capdevila, “en tumores menos desarrollados puedes reducir este tratamiento a tres meses manteniendo eficacia y reduciendo toxicidad, o incluso puedes ahorrarte la quimioterapia en estadios muy iniciales”. En el caso del carcinoma de páncreas, la tercera causa de muerte por cáncer, una detección precoz determina la efectividad del tratamiento, tanto quirúrgico como médico. “El cáncer de páncreas requiere tratamiento perioperatorio en la gran mayoría de situaciones, pero la relación entre riesgo y beneficio es mucho más favorable en aquellos tumores más pequeños”, detalla Capdevila.

Contactar con Centro Laparoscópico Dr. Ballesta: https://www.clb.es/933 933 174

Más artículos

Ayuda Universitaria Cum Laude: ¿Cómo enfocar una tesis doctoral?

El doctorado es un grado académico y científico que...

Últimos artículos